¿Y si les da por venir al Camino de Santiago en la misma proporción a los chinos que a los coreanos o a los japoneses? Si tenemos en cuenta que vienen alrededor de 4.500 ciudadanos de Corea del Sur en los últimos años a caminar por las distintas rutas jacobeas y que la población del país es de casi 51 millones y medio y que la de China es de 1.386 millones, la regla de tres nos da que serían unos 120.000 chinos los que vendrían al Camino en ese caso. Una entelequia como otra cualquiera, pero tampoco descartable dados los derroteros comercializadores que está tomando la ruta. De momento son unos 700 chinos los que realizan cada año el Camino.

Los parecidos entre paises asiáticos son los que queramos aceptar: muchos, pocos o ninguno. Igual que si comparamos en Europa, Grecia con Finlandia o España con Italia. Sí parece que al igual que en Corea y en casi todo el Planeta, en China hay muchas ganas de alejarse por unos días de sus grandes ciudades y de la hiperconectividad que se gastan a los distintos «cacharritos». Y esa es una de las motivaciones que podría atraer a miles de ciudadanos del país asiático.

Otro dato a tener en cuenta es que la cifra de turistas chinos que llegan a España se ha duplicado en tan solo cinco años hasta alrededor de medio millón de visitantes de esa nacionalidad.

A principios de 2018, el buscador Baidu (el google chino), creó un recorrido virtual por el Camino de Santiago con panorámicas de 360 grados y fotos de altísima resolución. Todo muy del gusto asiático, tan aficionados a las últimas tendencias en tecnología. Si una empresa como Baidu tiene ese preocupación, puede pensarse que el Camino interesa en China.

Se calcula que en China hay 7 millones de católicos, otro dato a valorar.

Un peregrino chino «repetidor», de nombre Dai Yue, «amenaza» con hacer una serie de televisión sobre el Camino en el imperio asiático. Y ya sabemos que diversos proyectos audiovisuales en paises como Corea del Sur, Estados Unidos o Alemania han impulsado el atractivo de la ruta jacobea.

Con todos estos datos y cada uno con sus valoraciones pertinentes, nos podemos hacer una idea de si el Camino recibirá o no en el futuro a esos más de 100.000 chinos que sería la proporción con respecto a los ciudadanos coreanos que lo recorren en los últimos años.

¿Habrá un boom chino en el Camino? ¿Qué repercusiones tendría? Hagan juego, señoras y señores.